«Me siento enredado por el amor»

Le_Pepit_Prince_and_Antoine_de_Saint-Exupery

Cartas de Antoine de Saint-Exupéry

Giancarlo Pani S.I.

Las cartas de Saint-Exupéry constituyen un valioso documento para conocer al «padre» de El principito. La editorial Santi Quaranta ha tenido la apreciable idea de publicar, en 2014, las Lettere a una giovane amica (Lettres de jeunesse à l’amie inventée [Cartas de juventud a una amiga inventada]), que ponen de manifiesto a un escritor singular,[1] y, en 2015, las Lettere a mia madre (Lettres à sa mère [Cartas a su madre]), cargadas de afecto y de confidencias, una suerte de autobiografía involuntaria del autor en las diversas estaciones de la vida.[2] Completan el cuadro las Lettere intime e lettere agli amici (Lettres intimes [Cartas íntimas] y Lettres aux amis [Cartas a los amigos]), aparecidas hace poco, que ayudan a profundizar en la variada personalidad de Saint-Exupéry: no solo el piloto, el escritor, sino sobre todo el ser humano en toda su complejidad, en sus íntimas alegrías y sufrimientos:[3] un ulterior testimonio, que presenta la vena literaria de uno de los más grandes escritores del siglo pasado, con una actitud comunicativa que es tanto más original cuanto menos buscado es el efecto literario.

También para este epistolario vale lo dicho acerca de las colecciones precedentes: no se trata de textos destinados a la publicación. Están puramente en función de la necesidad de comunicar que nace de la casi «desesperada» soledad del autor, y tienen aquella particularidad que caracteriza en común a sus otros textos: una frescura desconcertante y una vivacidad extraordinaria. Entre la emoción vivida y la palabra escrita se da una relación inmediata. Saint-Exupéry escribe a medida que siente, en el momento mismo en que toma consciencia de ello: el pasado se hace palabra en la inmediatez del presente. Y viceversa, lo que siente lo siente como palabra dicha, escrita, comunicada: esa palabra que es, precisamente, la plenitud de la expresión y, al mismo tiempo, el don de una experiencia espiritual. Se revela así el secreto de los escritos literarios del autor de El principito.[4]

Lettere intime e lettere agli amici

El texto se compone de dos secciones: las Lettere intime y las Lettere agli amici. Las primeras reúnen misivas dirigidas a amigos que tuvieron papeles diversos en la vida de Saint-Exupéry, pero que para un enamorado representan la ocasión de manifestarse con una asombrosa sinceridad. Su necesidad de afecto emerge en ellas con enorme fuerza.

Dirigiéndose a la primera amiga, entre los años 1927 y 1929 (Antoine es ya una persona adulta), no tiene temor de confiarle sus aventuras galantes: «He terminado mis vuelos a Casablanca. Ha terminado mi cortejo a la bailarina de Alicante. Pensaba que estaba yendo todo bien: ya había conseguido la segunda cita. En realidad, la he pasado en compañía de un reloj de péndulo. Observé ese péndulo con amor, después con recelo, y finalmente con odio. Un despreciable péndulo que oscilaba rápido hasta que pasara la hora. Yo había llegado con antelación, la aguja me daba esperanzas, pero, al llegar la hora, se liberaba de su tarea. Un barman me miraba fijamente sin piedad: un pobre pollo, un perrito fiel; me miraba como diciéndome: hizo bien. Y así, regresé virgen, virgen y mártir, como decía aquel hombre» (p. 13).

Su vida cotidiana, justamente por su profesión de piloto, parece ser dramáticamente monótona: la misma vida de provincia, el mismo bar, la misma cerveza, las mismas personas, las mismas charlas… A quienes sueñan con ciudades extraordinarias como Granada, Alicante, Málaga, Antoine les desmonta el mito, porque las ha sorprendido en su gris banalidad: «¿Granada? Un bistró donde se come malísimamente. ¿Málaga? Un lugar chato donde no hay más que tierra. ¿Alicante? Es Pepita, que nos alquila las habitaciones. España no es otra cosa que la casa de Pepita, y si España nos parece dulce es por mérito de Pepita… No hay más que saber» (pp. 23s).

Para leer el texto completo, haga clic en …

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here