La globalización puesta en entredicho

Globalización

L

os efectos positivos y negativos de la globalización cuestionan su viabilidad a largo plazo. La globalización se encuentra en el centro de la actualidad debido a grandes acontecimientos: el Brexit, la cumbre del G20, los acuerdos comerciales de la UE, el triunfo electoral y la filosofía comercial de Donald Trump, entre otros. Es necesaria una globalización inteligente, solidaria y sostenible, que multiplique sus ventajas y disminuya los graves inconvenientes distributivos y medioambientales.

La campaña política de Trump defiende el nacionalismo económico y el proteccionismo comercial, con una estrategia comercial basada en cuatro principios fundamentales: modificar el sistema comercial de la OMC; eliminar los déficits comerciales; que EUA negocie acuerdos comerciales más favorables; y, por último, que únicamente actuando de este modo se reindustrializará Estados Unidos.

Como consecuencia, el reparto de los beneficios y de los costes es desigual, generando beneficiados y perjudicados y provocando una creciente desigualdad. La liberación comercial tiene, además, importantes efectos medioambientales negativos: fracciona, alarga y deslocaliza la cadena de producción. Por ello, es de suma importancia que las políticas se impulsen bajo la equidad y la inclusión social y no bajo impulsos nacionalistas y racistas.

Es evidente la necesidad de una globalización gestionada políticamente y de modo inteligente, con políticas redistributivas que permitan que todos ganen y que nadie pierda, evitando la concentración de los costes en determinados grupos y regiones.

Puedes encontrar más artículos para la reflexión en la revista La Civiltà Cattolica Iberoamericana.

Por Fernando de la Iglesia Viguiristi S.I.

Introducción

Este artículo pretende exponer el estado de la cuestión del actual proceso de globalización, sus efectos y su viabilidad a largo plazo. Tras enumerar e interpretar recientes acontecimientos como el Brexit y el triunfo de Donald Trump, se exponen los efectos positivos y negativos de la globalización desde perspectivas teóricas y em píricas. Se concluye con una consideración de su viabilidad política.

La globalización en el centro de la actualidad

Acontecimientos recientes como el Brexit, la Cumbre del G20 en Hangzhou (China), la firma del acuerdo comercial CETA entre la Unión Europea y Canadá, o el triunfo en la carrera a la presidencia de Estados Unidos de Donald Trump, con su replanteamiento de la política comercial americana, sitúan en el centro de la atención mediática, política y académica la globalización.

El «Brexit»

El 23 de junio de 2016, los británicos votaron el referéndum convocado por el gobierno conservador de David Cameron acerca de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. Por un margen de casi cuatro puntos porcentuales (51,9%–48,1%) ganó la opción de abandono de la Unión Europea (Brexit). El análisis del resultado del referéndum por regiones y grupos sociales concluye que el grueso de los votantes favorables al leave corresponde a grupos sociales residentes en áreas rurales e industriales desfavorecidas que perciben la inmigración como una amenaza. En las zonas en las que la desigualdad de ingresos es mayor ha habido más votos favorables al abandono de la Unión Europea; en las regiones donde el impacto de las importaciones industriales procedentes de China ha sido mayor, más alto ha sido el porcentaje de población con voto favorable al Brexit.

Dado el peso político y económico del Reino Unido dentro de la Unión Europea, el Brexit constituye el mayor contratiempo institucional ocurrido en las seis décadas del proceso de integración de la Unión Europea.

La cumbre del G20 en Hangzhou (China): el deseo de una globalización inclusiva

En la cumbre del G20 celebrada en septiembre de 2016, en Hangzhou (China), los líderes de los principales países del mundo, incluyendo al entonces presidente de Estados Unidos (Barack Obama) y al de China (Xi Jinping) suscribieron una declaración conjunta según la cual la economía mundial necesita un crecimiento más inclusivo y sostenible, en el que la producción y la renta global crezcan y al mismo tiempo se repartan de forma más equitativa: «We are determined to foster an innovative, invigorated, interconnected and inclusive world economy to usher in a new era of global growth and sustainable development» (G20, 2016). En el trasfondo de esta declaración subyace el reconocimiento de los líderes mundiales de que es necesaria otra globalización: avanzar en la interconexión de las economías y los mercados y, al mismo tiempo, afrontar los problemas a que da lugar el reparto de los beneficios y los costes que genera la globalización, así como su sostenibilidad medioambiental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here