La sinodalidad en la vida y en la misión de la Iglesia

 — Antonio Spadaro S.I – Carlos Galli —

Cuatro décadas atrás el padre jesuita Arij Roest Crollius escribía: «What is so new about inculturation?».[1] Su reflexión fue un hito en la comprensión de esta palabra y en la acogida del concepto en la trama del lenguaje teológico-pastoral en la línea del Concilio Vaticano II. Hoy nos planteamos una pregunta semejante frente al impulso que está recibiendo el término «sinodalidad» por parte del magisterio del papa Francisco y del reciente documento de la Comisión Teológica Internacional (CTI), titulado La sinodalidad en la vida y en la misión de la Iglesia (SIN).[2] Hacemos referencia también a la nueva constitución apostólica Episcopalis communio. ¿Estamos frente a un nuevo concepto de significado permanente o se trata solo de una voz que se hace eco de una moda pasajera? Nuestro artículo quisiera llamar la atención sobre el documento y señalar algunas novedades del tema.

La pregunta: ¿novedad constitutiva o moda pasajera?

«El camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio»: Francisco pronunció esta frase en su discurso del 17 de octubre de 2015 al conmemorar el cincuenta aniversario de la institución del Sínodo de los Obispos por Pablo VI.[3] Se trata de una afirmación programática que se articula en su llamado a la reforma de la Iglesia a través de una conversión pastoral y de una salida misionera.

En el mismo discurso afirmó el papa: «El camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio». ¿Todo lo que Cristo quiere de su Iglesia está contenido en los conceptos de sínodo y de sinodalidad? Si la voluntad de Dios está expresada en palabras bíblicas como «evangelio», «reino de Dios», «amor», «vida», «comunión», «santidad», «misión», ¿cuál es la relación entre aquellos términos y estos? Además, Francisco afirmó que la sinodalidad es una «dimensión constitutiva de la Iglesia». ¿Qué significa, entonces, este neologismo? ¿Designa el misterio de la comunión del Pueblo de Dios? ¿Qué es una Iglesia sinodal? ¿Cómo se relacionan los sínodos con la sinodalidad? ¿Cuáles son las novedades para la teología, la pastoral y la espiritualidad? ¿Qué implicaciones plantea el hecho de que se hable de una «Iglesia sinodal» para las asambleas del Sínodo de los Obispos, como la que acaba de realizarse sobre los jóvenes?[4]

Para leer el texto completo, haga clic en …