Abusos sexuales a menores en la iglesia católica

Hacia el encuentro de los obispos
sobre la protección de los menores

 — Federico Lombardi S.I. —

El encuentro y el comienzo de su preparación

Frente a la situación de amplio y creciente malestar como consecuencia de nuevos informes y revelaciones de casos gravísimos de abusos sexuales con la implicación de miembros del clero, el pasado 12 de septiembre, al término de una de las reuniones del Consejo de Cardenales —el denominado C9— se había anunciado la decisión del santo padre de convocar en el Vaticano del 21 al 24 del próximo mes de febrero un encuentro de gran alcance sobre «La protección de los menores en la Iglesia». Dicho encuentro fue efectivamente convocado el 23 de noviembre pasado y la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha dado en un comunicado las primeras informaciones sobre el comité encargado por el papa para su organización, así como sobre los invitados a participar en él.

El comité está compuesto por cuatro personas: el cardenal Blase J. Cupich, arzobispo de Chicago; el cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Bombay y miembro del C9; Mons. Charles Scicluna, arzobispo de Malta y secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; y el P. Hans Zollner, jesuita, fundador y presidente del Centro para la Protección de los Menores de la Pontificia Universidad Gregoriana y miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores. Este último está indicado como relator del comité. El comunicado agrega que en la preparación intervendrán ante todo dos mujeres que tienen importantes tareas en la curia romana: la Dra. Gabriella Gambino y la Dra. Linda Ghisoni, ambas subsecretarias del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, la primera para la sección Vida y la segunda para la sección Laicos. Naturalmente, intervendrá también la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores, y no faltará la intervención de algunas víctimas de abusos por parte del clero.

En cuanto a los participantes en el encuentro mismo se mencionan las cabezas de las Iglesias católicas orientales, algunos prefectos de congregaciones de la curia (Doctrina de la Fe, Iglesias Orientales, Obispos, Evangelización de los Pueblos, Clero, Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, Educación Católica, Laicos, Familia y Vida), los presidentes de las conferencias episcopales y algunos representantes de las uniones de superiores y de superioras generales. Se puede considerar, pues, que los participantes serán alrededor de doscientos. El papa ha anunciado que estará presente en el encuentro.

Se trata ciertamente de un encuentro inédito, pero claramente inserto en la perspectiva de la «sinodalidad», tan cara al papa Francisco y tan central en su plan de reforma de la Iglesia. Frente a un problema que ha manifestado cada vez más su presencia y gravedad en las diversas áreas geográficas del planeta y de la Iglesia católica, el papa lanza un llamamiento a los representantes autorizados de las diversas comunidades eclesiales para que den una respuesta concertada a nivel universal. Toda la Iglesia debe sentirse solidaria, ante todo con las víctimas, con sus familias y con las comunidades eclesiales heridas por los escándalos, porque —como escribió el papa— «si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Cor 12,26), y el compromiso por la protección de los menores debe ser asumido de manera inequívoca y efectiva por toda la comunidad, comenzando por los niveles de responsabilidad más altos.

Para leer el texto completo, haga clic en …