La sabiduría de los años

Sabiduría de los años

El papa Francisco en diálogo sobre los grandes temas de la vida

— Diego Fares S.I.—

«Guardo un maravilloso recuerdo de mi visita a Filipinas. La gente me saludaba cantando “¡Lolo Kiko!”, que significa “¡Abuelo Francisco!”. Y esta expresión la repetían a coro. Me hacía feliz comprobar que se sentían muy cercanos a mí y me veían como a un abuelo». Estas son las palabras con las que el papa inicia el libro La sabiduría de los años, publicado ya en Italia por Marsilio, en español por Mensajero, y en muchas otras lenguas.[1] La edición responsable del volumen ha estado a cargo de nuestro director, P. Antonio Spadaro, que recoge en él alrededor de noventa testimonios de ancianos de todo el mundo con los cuales el papa entra en diálogo, abordando los grandes temas de la vida: el trabajo, la lucha, el amor, la muerte y la esperanza. Francisco une a este diálogo algunas reflexiones más generales sobre cinco temas y un prefacio que es, en síntesis, una summa de su pensamiento sobre el diálogo entre jóvenes y ancianos.

Un diálogo silencioso pero real

Francisco ha hecho del diálogo entre las generaciones un tema fundamental de su pontificado.[2] La primera vez que habló de ese diálogo fue el 15 de marzo de 2013, poco después de su elección, en una alocución a los cardenales: «La vejez es —me gusta decirlo así— la sede de la sabiduría de la vida. Los viejos tienen la sabiduría de haber caminado en la vida», dijo en aquella ocasión.

La idea fundamental de La sabiduría de los años ha consistido en reunir más de 250 historias de personas ancianas de los cinco continentes. Cada historia es portadora de una sabiduría propia, pero también es verdad que los contextos culturales y sociopolíticos son diferentes y, a menudo, son determinantes para el desarrollo de la vida. La colección se ha hecho rica y compleja justamente por el hecho de que están representadas personas pertenecientes a diferentes zonas del mundo. Y hay en ella testimonios de individuos, pero también de parejas, como también de sacerdotes o religiosos. Cada experiencia propone un punto de reflexión siempre breve, esencial. El volumen incorpora también fotos de grandes dimensiones que dan un rostro concreto a las palabras de cada uno.

El proyecto estuvo a cargo de la casa editora Loyola Press, de Chicago, que estableció una colaboración con Unbound, una organización sin fines de lucro que se ocupa de más de 300 000 ancianos y niños en 18 países del mundo y que contribuyó generosamente al proyecto gracias a su red de relaciones con los ancianos y con un «ejército» de asistentes sociales, escritores, fotógrafos, traductores y editores que recogieron las historias de personas a las que, de otro modo, habría sido imposible llegar.

Para leer el texto completo, haga clic en …