Reencontrar el sentido del tiempo

Reflexiones sobre el pensamiento de Byung-Chul Han

 — Marc Rastoin S.I.  —

Byung-Chul Han es un filósofo surcoreano nacido en 1959 en Seúl. Después de estudiar Metalurgia en su país —y se ha de reconocer que es algo bastante raro para un futuro filósofo—, llegó a Alemania en 1985. Allí inició sus estudios de Teología y Filosofía, que concluyeron en 1994 con un doctorado sobre Martin Heidegger. A continuación, publicó numerosas obras, que se caracterizan por la concisión y la atención a los desarrollos de las sociedades occidentales.

Lo que impresiona en los escritos de Han es su capacidad de conciliar un cierto rigor germánico, fundado en gran número de lecturas, con una suerte de sobriedad asiática, una sorprendente economía de palabras. Cada uno de sus libros describe un itinerario preciso y, al mismo tiempo, rico, en el que el autor indica clara y honestamente lo que toma de los autores que aborda y lo que, por el contrario, modifica o matiza. Su tono se caracteriza siempre por una gran elegancia y agudeza, sin dejarse llevar nunca a ataques personales o a la formulación de juicios excesivos.

Byung-Chul Han hace filosofía como las abejas hacen la miel: recogiendo con sabiduría. Además, hace sociología como quien pasea tranquilo, con la mirada atenta a lo que lo rodea. Su erudición y el modo con que mantiene la máxima reserva sobre sus propias convicciones metafísicas recuerdan en cierto sentido al filósofo italiano Giorgio Agamben, que, por lo demás, Han ha leído y cita con frecuencia. De sus obras, quince han sido traducidas al español (como también a otras varias lenguas). Su libro más famoso, La sociedad del cansancio, ha sido traducido a once idiomas.

Una nueva relación con el tiempo

Un buen punto de partida para entrar en el pensamiento de Byung-Chul Han está dado por su libro El aroma del tiempo: un ensayo filosófico sobre el arte de demorarse[2], cuyo original alemán data del año 2009. Algunos de los temas que Han aborda en esa obra serán retomados en las siguientes, particularmente en La sociedad del cansancio y La sociedad de la transparencia.[3] Uno de los elementos fundamentales que, según el pensador surcoreano, indica más claramente el cambio antropológico vivido por el ser humano en el siglo XXI es la modificación de su relación con el tiempo.

Para leer el texto completo, haga clic en …