Un asunto de familia [Manbiki Kazoku]

asunto de familia

Un film de Hirokazu Kore-eda

— Virgilio Fantuzzi S.I. —

Con una mirada discreta y una sensibilidad a flor de piel, el director japonés Kore-eda Hirokazu escruta a un grupo de personas (¿una familia?) que vive en un barrio marginal de una populosa ciudad. ¿Qué quiere decir vivir en un barrio marginal? Quiere decir no tener raíces, vivir de triquiñuelas, agarrarse de las fragilidades de los otros por temor a sucumbir frente a las propias. El film lleva por título Manbiki Kazoku [literalmente: Robo en familia], en español Un asunto de familia, y ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes 2018.

Antes de la sociedad civil

Un hombre de mediana edad, Osamu (Lily Franky), y un muchachito, Shota (Jyo Kairi), se sirven gratuitamente de las estanterías de un supermercado porque, según su lógica, la mercancía que allí se expone no es de nadie. «Me he olvidado del champú», dice Shota mientras regresa. Se detienen a observar a una niña pequeña de aspecto demacrado y triste que tirita de frío en una pequeña terraza. «¿Está aquí todavía?», se preguntan uno al otro. La toman y se la llevan a casa.

Viven en una choza de madera rodeada por grandes bloques de cemento de viviendas, llena de trastos apilados, donde los esperan una señora anciana, Hatsue (Kiki Kirin), a la que todos llaman abuela, y dos mujeres: Nobuyo (Anto Sakura), mujer de Osamu, y su hermana Aki (Matsuoka Mayu), que acogen a la pequeña con calidez. Las cicatrices que la niña tiene en los brazos son un claro indicio de los maltratos sufridos. No tiene intención alguna de regresar a donde estaba y, aunque de noche moja el lecho, a esto se le encontrará remedio, como a todo otro inconveniente.

Desde un punto de vista legal se trata de una verdadera sustracción de menores. Pero la familia Shibata, donde el padre no es padre, la esposa no es esposa, la abuela no es abuela, etc., no sabe qué es la ley vigente. Vive a base de leyes no escritas, nacidas en épocas remotas, cuando no existía todavía la sociedad civil.

Para leer el texto completo, haga clic en …

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here